El Gen del Programador Egoísta: 3- La Milonga del Talento

Seguramente a estas alturas de la vida sabes que eres una persona especial: eres un Programador con Talento. Tu Talento te hace valioso para la gente que te rodea: tus compañeros te consideran un Referente, eres el Oráculo que define las tendencias tecnológicas de tu comunidad, el Motor que sustenta el crecimiento de la empresa. ¿He dicho la empresa? Quería decir Tu Empresa, porque al fin y al cabo gracias a tu Talento hay cientos de personas en todo el mundo dispuestas a pagar lo que sea y como sea para que tu código corra por sus sistemas. Cuando digo cientos de personas, quería decir millones de personas, tú y yo sabemos que tu Talento no lo puedes malgastar en algo tan casposo como desarrollar software para terceros, la pasta de verdad está en el B2C.

Magic Andreu

El Magic Andreu nos enseñó que gracias al ilusionismo uno puede ponerse sus propias medallas (Imagen y contratación en magic-andreu.com)

En fin, espero que realmente no te creas toda esa basura del Talento. Si miras alrededor, seguro que coincides conmigo en que conoces a pocas personas que lo tengan. Apuesto que ellos tampoco creen que lo tengas tú. En cuanto sigas un poco más ese razonamiento, te darás cuenta de que el Talento es algo más bien escaso; y que por ahí hay gente ganado dinero, vendiendo libros y dando charlas, a costa de personas que se regodean en su autocomplacencia. Diciéndole a la gente lo que quiere oír porque eso les hace sentir mejor. Creo que algo que tienen en común las personas con Talento es que no son autocomplacientes.

 Autocomplacencia

1. f. Satisfacción por los propios actos o por la propia condición o manera de ser.

Yo hoy no voy a hablar de los Programadores con Talento, sino del Programador del Montón (a mucha honra, eso sí), y sobre cómo su egoísmo es su principal arma para dejar de serlo. Egoísmo en el sentido de hacer aquello que es lo mejor para uno mismo. Exacto, por fin vamos a cerrar la Trilogía del Gen del Programador Egoísta.

Cifras y Letras

Hay por ahí una empresa que se llama IDC que se dedica a hacer estudios e informes. En el informe “2014 Worldwide Software Developer and ICT-Skilled Worker Estimates” repasaron el sector TIC de 90 países que cubren el 97% del Producto Interior Bruto mundial. De entrada parece una muestra representativa. Para hacer el informe, procesaron datos estadísticos sobre fuerza laboral de 54 países e instituciones internacionales, datos de formación profesional y universitaria y demás. En fin, ya se sabe, cosas de la gente de la estadística.

Bueno, pues el informe de 2014, decía básicamente que en todo el mundo hay más de 29 millones de profesionales en el sector TIC. De ellos, más de 11 millones son desarrolladores de software profesionales. Es decir, el 37% de la gente que trabaja en el sector TIC tiene un empleo cuya principal actividad remunerada es el desarrollo de software, o la supervisión del mismo. He querido recalcar las palabras “empleo” y “actividad remunerada” porque el informe de IDC apunta además que hay otros 7,5 millones adicionales de programadores aficionados. Es decir, personas que desarrollan software en sus ratos libres, o porque les apetece, pero sin que ello suponga su actividad profesional. Rollo “camarera de día, programadora de noche”, y así.

Cuántos programadores hay en el mundo

¿Cuántos programadores hay en el mundo?

En todo el mundo hay por tanto más de 18 millones y medio de personas tirando código. Para que lo entiendas, es el equivalente a pensar que toda la población de Holanda se dedica al código. O toda la gente que hay en Madrid, Castilla La Mancha y Andalucía. A nivel nacional, el INE consideraba que en 2012 había algo más de 403.000 personas trabajando en empresas del sector TIC. Sin contar universidades, centros de I+D, ministerios y demás.

Donde estan los programadores

¿Dónde están los programadores?

Para hacernos una idea el impacto que tiene la tecnología en el mercado laboral-profesional, comparado con profesiones que se consideran necesarias en el estado del bienestar: según la UNESCO en 2007 había 27 millones de profesores en todo el mundo. En España en 2013 arrancaron el curso 664.000 docentes de enseñanzas no universitarias. La OMS estimaba en 2006 que en todo el mundo había casi 59 millones de profesionales sanitarios, de todos sus estamentos (doctores, enfermeras, dentistas…) En España, en 2012 había 607.000 profesionales sanitarios.

Impacto TIC mercado laboral

Profesiones de referencia social, y la relevancia de España en cada una de ellas

En fin, en España está el 2,46% de los profesores, el 1,39% de los profesionales de la tecnología y el 1,02% del personal sanitario del mundo. Si lo piensas fríamente, en el mundo hay tanta gente dedicándose a la tecnología como profesores, y hay más programadores (aficionados o profesionales) que personal sanitario en toda Europa. Vamos, mucha gente. Y lo más fuerte es que tenemos que creernos que todos ellos tienen Talento. Fuck Yeah. O no.

Where is Talent?

Where is Talent? (Imagen de Infomatique)

Bienvenido Mr. Gauss

En el siglo XIX, un matemático, astrónomo, físico y fucker que se llamaba Gauss, popularizó una distribución de probabilidad de variable continua; que permite representar de forma sencilla comportamientos y características naturales, sociales y psicológicas sujetos a variables incontrolables. Digo que era un fucker, porque Abraham de Moivre ya hablaba de la distribución Normal 80 años antes, pero al final el nombre que se quedó fue el de Gauss.

Aplicando la distribución de Gauss, podemos comprobar que la mayoría de la gente (más del 64%) es “Normal”, es decir, que la ocurrencia del valor de la variable que se mide (su estatura, sus ingresos, su peso, etc) es el habitual, el más frecuente. Cuanto más se aleja un valor de la media (por arriba o por abajo) menor es su frecuencia. Uno de los ejemplos que se suele usar para ilustrar la importancia de la distribución Normal es el de la estatura. ¿De qué depende lo que mida la gente? Ni idea. Pero más o menos todos los españoles somos igual de altos; como más o menos todos los suecos son igual de altos. Porque uno de los principios de la distribución Normal es que precisamente la Normalidad es relativa a la población de la muestra.

Otro de los múltiples ejemplos de características socio-psicológicas sujetas a cantidad de variables incontrolables que se me ocurre es el Talento de los programadores. No se trata por tanto de comparar el Talento de un programador con el de un profesor o un doctor; sino del talento de los programadores comparándose entre ellos. ¿Por qué? Por lo mismo de siempre: porque de esos 29 millones de profesionales TIC, sólo 80.000 trabajan en Apple. Sólo 37.000 en Google. Sólo 600 en Atlassian. Sólo 55 en Whatsapp. Y porque todos compiten entre sí, aunque no lo sepan o no quieran.

La Curva del Talento

 

  • Si representamos con la función  esa distribución de 11 millones de programadores profesionales, nos daríamos cuenta de que el talento del 68,2% es el frecuente, el que se espera: está la media. Algunos pueden mejorar, otros no terminan de despuntar. Esta normalidad afecta a 7,5 millones de personas en todo el mundo (275 mil en España)
  • 1,5 millones de personas destacan sobre el resto. Saben lo que hacen. Seguramente lo reconocen las personas que trabajan con ellos en su entorno cercano. En España, son 54mi personas.
  • 231.000 personas son excelentes. Las personas que trabajan junto a ellos les reconocen como un referente y además se les conoce en sus propias organizaciones y en sitios por los que pasan (clientes, otras empresas, comunidades…) En España, sólo hay 8.500 personas que se merezcan el apelativo de ser un crack.
  • Y en todo el mundo, sólo hay 11.000 personas que son brillantes, reconocidos por propios y extraños, comunidades y foros internacionales como gurús, putos amos, y demás. En España, 400 personas.
  • Y por cierto, hay 1,7 millones de personas que son consideradas por sus compañeros “un poco flojeras”, “paquetes” o “cáncers”. En España, más de 60 mil personas entran en estas categorías.

¿En cuál de los grupos crees que estás? ¿En cuál estás realmente? Por cierto.

Mediocre

(Del lat. mediocris)

1. adj. De calidad media

2. adj. De poco mérito, tirando a malo

Dejo que cada cual considere según su propio criterio de autocomplacencia a qué segmentos de la distribución Normal aplica la palabra mediocridad. Como era de esperar, toca repasar las estadísticas y volver a pensar sobre la universalidad del Talento. Y sobre cómo se reconoce a la gente que destaca.

4619182971_a30e1e4f2e_b

Descubre cómo demostrar tu valor, o vas de culo (Imagen de keaw_yead_3)

La Parábola de los Talentos

Bien, ya sabemos que la mayoría de la gente tiene “algo” de Talento. No sabemos si mucho o poco, pero lo Normal es que sea equivalente al de la gente que le rodea. También sabemos algunos datos demográficos que nos dicen la probabilidad de que tengamos más Talento que el resto. ¿Qué podemos hacer con el Talento que tengamos?

Para saberlo, echemos la vista atrás a los textos que supuestamente unos tipos que se llamaban Mateo (25:10-30) y Lucas (19:11-27) escribieron hace cosa de 20 siglos. La Parábola de los Talentos, más o menos adaptada, viene a ser así:

Un Rey iba a emprender un largo viaje, y antes de partir liquidó todos sus bienes. Llamó a tres de sus más leales siervos y les entregó parte de su riqueza. A uno dio cinco talentos, a otro dos, y a otro, uno; a cada cual según su capacidad.

Después de muchos años, volvió el señor de aquellos siervos y arregló cuentas con ellos. Cuando se presentó el que había recibido cinco talentos, trajo cinco más y dijo: “Señor, me entregaste cinco talentos, y yo he ganado otros cinco”. Y le entregó diez talentos. El Rey le dijo: “Bien hecho. Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré.” Y le dio autoridad sobre 5 ciudades.

Y cuando se presentó el que había recibido dos talentos, dijo: “Señor, me entregaste dos talentos; y con ellos he ganado otros dos”. Y le entregó cuatro talentos. El Rey le dijo: “Bien hecho. Sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré.” Y le dio autoridad sobre 2 ciudades.

Pero cuando se presentó el que había recibido un talento, dijo: “Señor, yo sé que eres un hombre duro y severo, que cosechas en campos que no sembraste y recoges donde no esparciste. Como tuve miedo, fui y escondí tu talento en la tierra. Aquí tienes lo que es tuyo”. Y le devolvió la moneda. El Rey montó en cólera y le dijo “¡Ah, perro! ¿Con que sabías que soy un hombre ambicioso? ¡Debías haber invertido tu talento para que al volver yo hubiera recibido lo que es mío con intereses!” Y le expulsaron del reino, le arrojaron a las tinieblas donde vivió entre llanto y crujir de dientes.

Me encanta la parte del llanto y el crujir de dientes. Una forma de reconocer a la gente mediocre es su tendencia a perder el tiempo justificándose, quejándose, lamentándose, y rechinando los dientes. Me pregunto dónde están las citas de Steve Jobs o Albert Einstein quejándose y lloriqueando.

Steve Jobs Excuses

La gente con talento no sabe inventarse excusas

Baila la Milonga del Programador con Talento

Ya sabemos que la vida nos da a todos algo de talento, pero que nosotros podemos encargarnos de construir nuestro propio Talento. ¿Quieres desarrollar el tuyo? Es muy fácil. Sólo tienes que preocuparte por salir de la media y subir hacia las desviaciones típicas, donde está la gente exitosa.

Desde mi punto de vista, hay una serie de cualidades que comparten las personas 10. Todos ellos bailan la Milonga del Programador con Talento.

s2_u4_su4_p4_01

Andy Warhol Dance Diagram, c 1962 (Tango) (Gracias a @juancuro y @MayteEspiHermid por la inspiración, imagen de imgarcade.com)

  1. Aprenden por si mismos. Aprender es invertir en el bien más valioso que tienes: tú. Estoy seguro que te gustaría que tu empresa te ofreciese interesantes oportunidades de formación, que no te costasen dinero, que te diera días libres para estudiar (remunerados, también) y te pagase las certificaciones. ¿Y si no lo hace? ¿Vas a quedarte sin aprender? Entonces estás condenado a la mediocridad. Mírate al espejo y di en voz alta que estás dejando que otras personas decidan por ti si vas a adquirir o no nuevos conocimientos y habilidades.
  2. Tienen una mente abierta. No te lo vas a creer, pero hay personas que no se creen en posesión de la verdad absoluta. Admiten otros puntos de vista diferentes del suyo, y no solamente eso, sino que a veces cambian de parecer. Eso es porque tienen una mente abierta. Gracias a ella, aumenta su campo de conocimiento, y con ello su capacidad de resolver problemas. Piénsalo. ¿Cuándo fue la última vez que le dijiste a alguien “no, aquí las cosas siempre las hemos hecho así”? ¿Qué has pensado cuando alguien te lo ha dicho? Seguramente que era un gilipollas.
  3. Comparten lo que saben. En los años 80 las personas vivían firmemente convencidas de que la información era la fuente de su poder. En la era de Internet en cambio, información y desinformación cabalgan desbocadas en medios online, redes sociales y grupos de whatsapp por todo el mundo. Hay tal exceso de información que la mayoría de las personas tienden a orbitar en torno a sus fuentes de confianza, aquellas que les proporcionan información fiable. En nuestros días, sabemos la diferencia entre información y conocimiento; y que la información no sirve de nada si no sabemos qué hacer con ella. Sabemos que el conocimiento se origina cuando aplicamos a la información nuestro saber, nuestra experiencia, nuestros valores… Cuando sabemos lo que hacer con la información. Compartir tu conocimiento es una forma de poner en valor aquello que sabes, y que puede servir a otras personas; y al hacerlo te conviertes en alguien valioso para los demás. Para otras personas que reconocerán tu Talento. En cambio, ¿alguna vez le has ocultado a alguien tu conocimiento porque te daba miedo perder tu territorio? Sabes en lo que te convierte eso, ¿verdad?
  4. Resuelven problemas. Salvo contadas excepciones, cuando trabajas te pagan para resolver los problemas de otro. Del que te paga, básicamente. Nadie te paga por resolver tus propios problemas, cuanto antes lo interiorices, mejor. Y sobre todo, nadie te paga por crear problemas nuevos, que antes no tenía. ¿Qué opinas del tipo que te va a montar los muebles de la cocina y te dice que, al poner el fregadero, te ha rajado un par de azulejos y que, como ese modelo no se fabrica, ahora tiene que cambiarte toda la pared y que, por cierto, él no lo va a pagar? Esto, que debería ser algo que se enseñe en las escuelas, parece que a la mayoría de la gente no le entra en la cabeza. A la mayoría de la gente. A la gente Normal. Los que están por encima de la media, la gente con Talento, entienden que les pagan por resolver problemas y es a lo que se dedican.
  5. Proporcionan soluciones creativas y sencillas. En nuestra profesión está universalmente aceptado que las soluciones simples son las que mejor se mantienen y eso hará que la gente que te rodea respete tu trabajo. Hay personas que tienden a pensar que cuanto más compleja es la solución que proponen para un problema, mayor es su conocimiento. Cuando en realidad es generalmente lo contrario: hace falta saber mucho y haber resuelto muchos problemas para encontrar la forma sencilla de resolver un problema. Esa forma que cuando todo el mundo la ve se da cuenta de que efectivamente, tiene que ser así. Y desea que se les hubiera ocurrido a ellos. Y ahora dime, ¿alguna vez has visto soluciones tan intrincadas y complejas que te ha sorprendido que funcionasen? Es más, te sientes tentado de tirarlas a la basura.
  6. Son exigentes consigo mismos. Y con el resultado de su trabajo. No se conforman con hacer las cosas a medias. ¿Te has fijado que muchas veces la gente ve algo que está mal, pero no hace nada? Como por ejemplo, un papel tirado en el suelo de una zona común. Lo Normal es pensar que debería ser el que lo ha tirado el que lo tiene que recoger. Lo que se sale de la media es agacharse y recogerlo. Pues en el mundo del software hay personas que ven pasar código con el que no están de acuerdo, pero lo dejan estar porque no es su problema. Y personas que lo arreglan. ¿Sabes cuáles son las que tienen Talento?
  7. Son fiables. El software es algo inherentemente ligado al error. Windows siempre ha sido un sistema operativo famoso por sus pantallazos azules. Ha habido gente que se ha hecho rica explotando agujeros de seguridad de almacenes de bitcoins. El perfil de Mark Zuckerberg en Facebook ha sido hackeado varias veces. Internet Explorer, iOS, OpenSSL… todo el software que puedas imaginar ha tenido que ser actualizado o recibir un bugfix, el único software que no da errores es el que no se usa. Pero eso no quita para que haya personas cuyo trabajo tenga que ser sistemáticamente tirado a la basura (o refactorizado, como se dice ahora) y otras que hagan código a prueba de bombas. La mayoría de los programadores son autocomplacientes a la hora de admitir sus errores. Su software falla como una escopeta de feria pero nunca es por su culpa, siempre se debe a algún factor externo, como que no tuvo el tiempo que necesitaba, o que no le dieron especificado cómo debería hacer las pruebas, o que probar su código es el trabajo de otro, o por la versión de las librerías, o porque hacía calor. ¿Qué piensas cuando tu equipo pierde la final porque hacía calor? ¿Te vale esa justificación? Sabes que son excusas de perdedores: para el otro equipo también hacía calor, y ganaron. Las personas que destacan del resto por su Talento están sometidos a los mismos factores externos, pero son fiables. Se fiable.
  8. Se implican. Un profesional es una persona que hace algo porque le pagan. Como por ejemplo en la frase “me pagan por estar en una oficina de nueve a seis”. Un vocacional es alguien que hace algo porque le gusta, y además, le pagan. ¿A quién te gustaría tener a tu lado cuando empiecen los problemas? Porque todos sabemos que antes o después surgen problemas. En los restaurantes a veces la cocina tarda en sacar comandas y es el camarero el que tiene que dar la cara ante un cliente enfadado. O a veces hay que hacer la caja del súper y falta dinero. O una base de datos se está quedando tostada y nadie sabe por qué. ¿Alguna vez has estado en un apuro del que no supieras cómo salir tú solo? Y en ese caso, ¿qué has sentido cuando tus compañeros han mirado hacia otro lado y han dicho que es tu problema? De la misma forma, ¿qué has sentido por la persona que se ha quedado a tu lado para ayudarte? Supongo que has pensado que era alguien Especial. Alguien que anteponía tus problemas a los suyos. Algo que no es muy Normal que digamos.
  9. Son competitivos. ¿Alguna vez has usado la expresión calidad /precio? Por ejemplo, cuando vas a comprarte unas deportivas para correr y te compras las que tienen mejor calidad dado un precio que te parece asequible. O cuando te compras un coche. O cuando eliges un hotel donde pasar las vacaciones. ¿Todos los hoteles de 5 Estrellas son iguales? Supongo que sabes que no, que unos tienen mejores vistas, otros están en mejores barrios, etc. Cuando eres cliente conoces y aplicas en la mayor parte de tus decisiones de compra la relación calidad / precio, salvo en aquellos productos o servicios que adquieres porque te generan un sentimiento (el que sea). Como comprar un iPhone antes que un teléfono Android, aunque cueste el doble. ¿Por qué si aplicas estos conceptos día a día cuando eres cliente no los aplicas cuando eres proveedor? Exacto, porque no has levantado la vista de tu ombligo.
  10. No se lamentan. Todos tenemos problemas. Cada uno los suyos. Deja de lamentarte por ello, hacerlo implica convertir tu problema en el centro de tu vida, si todo lo que haces gira en torno a un problema posiblemente sólo consigas que se haga más grande. ¿No te fatiga la gente que se sienta a tu lado y te pone la cabeza como un bombo con sus penas? Deja de lamentarte, ponte a trabajar y no tires la toalla.

Es posible que me haya dejado algún punto por tratar, estos son los 10 aspectos que he considerado relevantes. ¿En cuántos puntos del decálogo te reconoces? ¿Qué has respondido a las preguntas azules?

A lo mejor te pensabas que estar en el 15% de personas que destacan por encima de la media era algo sencillo. Pero no. Hay un largo camino a la cima si quieres rock & roll.

14 comentarios en “El Gen del Programador Egoísta: 3- La Milonga del Talento

  1. Tal y como yo lo veo, el talento en esta profesión depende de tantos factores, que lo veo difícil expresar como una única distribución normal. Apostaría un par de Talentos a que muchos programadores del grupo “menudo crack” se encuentran en el grupo “es un flojeras” si por ejemplo hablamos de motivación, y es cuando llegas a disyuntivas chungas como si es mejor un orgulloso programador del montón con la stamina por las nubes o un gran talento desganado que maldice cada minuto de su vida que pasa haciendo CRUD’s. Jugando ya con variables como la iniciativa, esos 400 talentos brillantes que hay en España quizá se reduzcan al informático que desviaba pasta de las entradas del Zoo de Madrid y a un par de ellos más.

    Pero es verdad que siempre esta en la mano de uno mismo hacer algo para cambiar el lado de la curva en el que se está. Y cuando por fin lo consigues, puedes irte con satisfacción a bailar con pantalones de campana sobre la tumba de Gauss.

    • Incluso puede que lo que dentro de un colectivo mediocre se considera un “crack” no pase de “flojeras” en un equipo de hackers de la KGB, por eso la distribución Normal no deja de ser relativa a la muestra. En cuanto a ese Talento desgnado que hace CRUDs es el ejemplo de la Parábola que acaba tirado a los perros. Desde luego el informático del Zoo de Madrid era un puto crack, le pillaron por un chivatazo anónimo, seguramente de alguien que quería su parte del pastel. Era un Talento de la informática, pero una Hermanita de la Caridad para el crimen.

  2. Hombre la distribución de Gauss hay que aplicarla en función de ciertos parámetros algo más refinados en mi opinión…
    Es decir… no es lo mismo el nivel de los informáticos en España que en Filipinas o los países africanos por ponerte un ejemplo… incluso a nivel local se aprecian diferencias entre la gente formada en una universidad u otra.
    La distribución del talento dentro de tu campana de Gauss dependerá de la experiencia, formación, localización y demás. Decir que en España habría 400 cracks es demasiado simple a mi parecer…

    Entiendo que el mensaje que quieres trasladar es que cracks, auténticos cracks no hay tantos. En mi opinión en esta profesión que tiene tanto que ver con las habilidades cognitivas, de abstracción, etc de cada sujeto,hay demasiado ego y el talento no es tan común ni sobresaliente como nos creemos a veces. En este aspecto me parece que en esta profesión falta humildad, en general.

    De todos modos, tu reflexión me lleva a pensar cuanto y como medir lo que algunas empresas entienden por talento y que hacen gala de él en sus filas ¿cuantos de estos 400 cracks tendrán en su nómina? ¿con qué criterios se mide?

    Gracias por el post, ¡interesante como siempre!

    • Interesante reflexión. Sin ser estadístico, lo que dice la teoría es que la Normalidad es relativa a la muestra. Es decir, todos los informáticos de Filipinas tienen un talento parecido *entre ellos*, con pequeñas proporciones de gente que más o menos despunta. El ejemplo que siempre se usa es el de la estatura de los pigmeos y los suecos; lo que hace que ambas funciones sean diferentes es el valor de la media. Precisamente la gracia de la distribución Normal es que nos abstrae de las múltiples variables que comentas. En el caso de un departamentos de 200 personas se identificarán entre 20 o así que destaquen por encima del resto; lo que no quiere decir que esos tipos metidos en otra empresa no formen parte del grupo de los mediocres. Como decía, lo importante es el valor de la media.

      No se si hay mucho o poco ego, más bien au contraire, creo que en general hay exceso de automplacencia y falta de autocrítica. En este post he querido justificar con datos por qué hay menos cracks de los que la gente se cree, y recopilar los comportamientos que a mí me sirven para identificar a las personas a las que considero Talentech (lo que por otra parte no deja de ser más que mi punto de vista). No se cómo se mide el talento, la verdad, tendría que pensar sobre ello…

      Por cierto, no me convence el tema comentarios anónimos, la verdad, no me parece justo

  3. No hay que hilar tan fino con el tema de la distribución de Gauss, a mi me ha parecido excelente para ilustrar el tema. Lo único a tener en cuenta es que el centro (lo que se considera normal) cambiará de una situación a otra o de un ecosistema a otro.

    La simetría de la distribución es de por sí esperanzadora: si cada día nos topamos con decenas de profesionales (no solo programadores si no también camareros, cajeros, fontaneros, políticos…) que no hacen bien su trabajo por estadística existen otros tantos que sí que son buenos en lo que hacen.

    En cuanto al decálogo, 100% de acuerdo con él ¡pero qué complicado es encontrar a un programador que las cumpla todas! Al final hay que conformarse con el que cumpla al menos 6 o 7 de ellas y esperar que con el tiempo adquiera el resto. ¿Están ordenadas por importancia? Es decir, por ejemplo ¿que compartan lo que saben es más importante que sean fiables?

    Por último, enhorabuena por la trilogía, espero que se convierta en un “must” para todos los programadores.

    Por cierto, yo creo que cumplo las 10 condiciones ¿seré uno de los 400 putos amos o simplemente un flojeras que no se ha parado a leer la letra pequeña de cada una de las condiciones?😀

    ¡Un saludo!

    • Jajaja, pues no, están ordenadas según las fui pensando en el borrador xD

      Tal y como lo veo, cumplir las 10 condiciones del decálogo no te asegura ser un “puto amo”, pero al menos te garantiza ser el siervo al que le dieron un talento “regular” pero supo sacarle partido.

      Gracias por comentar, nos leemos,

  4. Buenas,

    Carlos, tu artículo está muy bien. Se te nota cómodo con los conceptos que utilizas… el problema es que no llegas a ninguna conclusión y, como lector, no percibo cual es el mensaje que finalmente quieres compartir.

    Veo dos partes muy diferenciadas y sin nexo de unión:
    1. Qué el talento es como todo, relativo a la “normalidad”.
    2. 10 acciones para mejorar tu conocimiento (no tu talento, porque el talento es de nacimiento no aprendido. Igual q la altura de un jugador de baloncesto no se consigue haciendo ejercicio).

    ¿Cuál es el nexo entre ambas partes? Solo hallo una débil referencia a la autocomplacencia.

    Pero, insisto, ¿Cuál es el mensaje que quieres transmitir?

    Otra crítica constructiva. Cuando se hacen comparaciones debes mantener escrupulosamente los contextos para no perder credibilidad en la argumentación. Y pasar de cifras globales para compararlo con cifras locales, desconcierta y da la sensación de retorcer la estadística para que diga lo que quieres que diga. Lo cual, parece, es que hay demasiados programadores.

    Y es justamente aquí en donde encuentro la perla de tu artículo: en España hay unos 400 profesionales que pueden tener un talento extraordinario… y con sueldos nacionales. No sé qué espera Google para venir a reclutar gente como hizo en su momento Atlassian o como hace Microsoft.

    Muchas gracias por compartir tus conocimientos. Por cierto, muy bien escrito.

    • Hola Juan

      gracias por escribir. La verdad es que coincido contigo: es un post muy largo, me pasé más de una semana escribiéndolo y creo que le dediqué demasiado tiempo. Tiene muchas ideas, pensé dividirlo pero forma parte de un arco de reflexión personal sobre “El Gen Egoísta” aplicado a la programación que me hacía ilusión poner en forma de Trilogía. “Lo breve si bueno”… ya se sabe🙂

      Mi intención era, por este orden:
      – demostrar que el talento es, en general, escaso. Menos del que nos pensamos
      – que las personas identifican el talento por comparación
      – que todo el mundo puede hacer algo por ser percibido como una persona de talento
      – cómo identifico yo a las personas que considero que destacan, por si a alguien le puede servir de ayuda para destacar. Sólo es mi opinión, of course,entiendo que cada cual tenga su propia forma (que por cierto, me gustaría conocer)

      No coincido contigo en que el talento sea algo innato, pero quizá tenga que ver con qué entendemos cada uno con “talento”. Por otra parte, las comparaciones con datos profesionales mundiales / locales y de diferentes profesiones era para intentar poner en contexto la relevancia que tiene la profesión de la tecnología (quizá desconocida por la gente que está fuera de nuestro mundillo) y cuántas de esas personas tienen derecho a ser considerados “cracks” y “putos amos” por el resto.

      Realmente en todo grupo hay un pequeño % de personas que destacan sobre el resto, las desviaciones típicas, en España, estadísticamente habrá 400 personas que destaquen sobre las demás, seguro. No se si son muchas o pocas (muchos pensáis que son demasiados), ni si son mejores o peores que las que hay en Google o Amazon. Ese es otro tema

      Saludos

    • Gracias, es cierto que tanto el razonamiento como la lista de recomendaciones aplican prácticamente a cualquiera que quiera mantener su empleabilidad por sí mismo. Pero bueno, mi trasfondo es el del mundo del software, jeje

  5. Yo solo entiendo el talento como el trabajador que es capaz de meterse con cualquier lenguaje, tecnología por muy nueva que sea y sacale partida de forma que consigue terminar los trabajaos en el tiempo propuesto, ( independientemente si realmente es poco o mucho tiempo ), es decir, que es capaz de cumplir con las fechas.

    • No estoy en absoluto de acuerdo contigo, y lo digo como programador medio, tirando a flojeras.

      Por muy bueno que seas, no es posible, y resalto el NO, cumplir plazos en cualquier caso, sobre todo porque hay veces que los plazos o los medios se ponen de manera mas o menos objetiva, y sobre todo teniendo mas en cuenta razones económicas que objetivas.

      Por muy extraordinario que seas, no vas a ser capaz de hacer la marathon en menos de 2 horas a no ser que:
      a- seas absolutamente extraordinario y batas el record del mundo
      b- tengas medios auxiliares que te permitan ir mas rápido (bicicleta, coche…)
      c- tengas un equipo adecuado que se reparta el trabajo y hagais tramos de la carrera por relevos
      d- cualquier combinación de las anteriores

      • Hola, gracias por tomarte el interés de aportar a la conversación🙂

        Quizá lo importante es volver a contexto de la “normalidad” como la observación que más se aprecia en una población o muestra; y a partir de ahí, que se puede hacer para destacar.

        Siguiendo tu ejemplo, una persona que se hace una maratón en 6:50:00 es un puto crack comparado con todos los que se quedan en el sofá viendo HMYV. Sin embargo, comparado con el resto de corredores de una maratón popular, es el peor resultado. Alguien que corra la maratón en 3:55:00 seguramente esté dentro de la normalidad de una carrera popular, pero no se clasifica para unas olimpiadas, etc.

        El tema de los plazos, muchas veces nos quedamos en el detalle del “plazo” y perdemos de vista el concepto del “compromiso”. Ningún alumno elige cuándo son los exámenes ni qué temas entran, pero unos sacan 10s y otros no se presentan.

        Saludos

  6. Pingback: 7 claves para desarrollar tu talento y tu empleabilidad. Cap2 - Yoriento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s